La pérdida

23 Sep

Hoy falleció el papá de una gran amiga. Estaba enfermo y todos sabíamos en que acabaría esta historia, pero aún así para su familia sigue siendo doloroso, triste y desolador.

Esto me hizo pensar lo que debes en cuando ronda en mi cabeza. Nunca he perdido un ser querido cercano. Cuando chica murieron mis abuelos pero no tenía más de 5 años, por lo que no los recuerdo casi.

Debe ser horrible quedarse con esa sensación de abandono de vacío que no se volverá a llenar.

He vivido el duelo de un par de amigas más de su pareja y de su hermano en diferentes personas. Y he visto el dolor en sus ojos, ese sentimiento de incredulidad al saber que no lo volverás a ver. Pero en sí, no lo he experimentado. Pero no por eso, no llegará.

Como católica y salesiana entrego siempre palabras de aliento y sobre todo, mi compañía. Es lo poco que puedo hacer. Y obvio mi oración por quien se va y quienes se quedan extrañándolo.

El dolor nunca se irá pero creó que he aprendido que en la compañía de quienes amas es más soportable.

Anuncios

3 comentarios to “La pérdida”

  1. gonzalozdc 24 de septiembre de 2012 a 4:44 #

    He vivido un duelo muy intenso hace relativamente poco tiempo.. y ciertamente es una sensación desgarradora el saber que ya nunca mas compartiras con la persona que acaba de partir.
    Se hace mas llevadero todo cuando tus amigos y seres queridos estan contigo en esos momentos de dolor. Lástima que yo no tuve todo el apoyo que hubiera querido cuando partió mi tia de este mundo, faltó una persona que no me dio todo el apoyo que necesitaba en ciertos momentos.
    El dolor nunca se va, ni tampoco se olvida, lo único que puedes hacer es aceptarlo.

    • andyespinozarivas 24 de septiembre de 2012 a 10:04 #

      Gracias Gonzalo por participar, eres el primero y tu experiencia aporta muchísimo al escrito. Saludos y espero que esa penita siga mejorando con el tiempo con cariño.

  2. Milla 24 de septiembre de 2012 a 9:58 #

    Hace algunos años atrás enfrenté el duelo 3 veces en menos de un año. Muertes de grandes personas que me llenaban el alma y que me acompañaron durante mi niñez y adolescencia. Hoy, aún me duelen, pero aprendí a canalizar mi energía y muchas veces siento que me acompañan en el camino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: